Contracción o dilatación

El aire tranquilo nos acompaña esta tarde. Marta aprieta el paso y me cuesta seguirla. Su predisposición abierta a la vida me conmueve y gira mi conversación a temas del alma y otras ocurrencias. Así que me da por pensar que una persona enamorada sufre un proceso de contracción; todo se hace pequeño y gira en torno a un punto fijo en una minúscula órbita… pero por otra parte, el amor a otro es el único medio para acallar el exceso de amor propio, esa “boutade” que nos conduce irremediablemente hacia la depresión…

– Así que según usted, tenemos que contraernos o deprimirnos. No lo tengo muy claro. – Musita Marta.
– Yo solo digo que hay que evitar el “exceso” de amor propio, pues eso es narcisismo y ya sabemos como acabó Narciso.
– Ummm… Yo, por si acaso me contraigo demasiado, me dejaré un margen para la dilatación.
– Interesante propuesta… Como las vías de los trenes!
– Exactamente, no vaya a ser que con tanta contracción acabe colapsando.

Es verano y el calor dilata nuestras risas… Todavía no creo que estemos en disposición de colapsarnos, además el sol está cayendo y es hora de acercamos a la playa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s